Sobre el ilustre comediante Luciano de Samosata

Luciano fue un satirista romano del segundo siglo de la Era Común. Los epicúreos lo reconocemos por su jocosa caricaturización de Alejandro el mercader de oráculos, en la cual lo presenta muy parecido a los mas ridículos de los televangelistas fraudulentos modernos: tiene conspiradores que lo ayudan a mantener la apariencia de sus milagros, conoce innumerables trucos de magia y hasta las hierbas y medicinas naturales para curar a los que vienen a el. Además anda con serpientes y bota espumas por la boca, cosa que Luciano explica fácilmente haciendo alusión a que masticaba la misma saponina que se usa hoy en los jabones.

Leer a Luciano fue una enorme epifanía. Jamás se me había ocurrido que un comediante antiguo pudiera trascender tantos siglos y tantas traducciones a distintos idiomas, y seguir siendo cómico. El mercader de oráculos es genuinamente una exuberante sátira repleta de detalles jocosos y digna de ser exhibida en teatros y de un filme. El autor es un excelente narrador que mantiene al lector atento y entretenido como si estuviera en presencia de aquel familiar o amigo que mas disfruta de payasear.

En otra de sus obras, Luciano se ríe de la figura de Pirro el escéptico. La obra se titula La venta de los credos, y en ella se muestra Pirro mientras es llevado por su nuevo amo … pero indispuesto a aceptar la certeza de que ha sido comprado como esclavo (porque los escépticos no aceptan certeza alguna). Diógenes el cínico es mostrado como un perrito leal cuando es vendido a su nuevo amo porque, no olvidemos, el cínicismo comparte raíces semánticas con lo canino y con el can. Hasta ladra, urina en los postes y si no le huele el trasero al nuevo amo, es porque estaba sentado.

Luciano es además autor de Una historia verdadera, la primera obra de ciencia ficción en la historia quizá, que nos recuerda un poco al Barsoom (Marte) de criaturas fantásticas creado por Edgar Rice Burroughs que inspiró el filme John Carter. Supongo que esto es considerado ciencia ficción porque, desde el comienzo, Luciano empieza diciendo que a diferencia de los poetas y mitógrafos de la antigüedad, el admite que su obra es ficción. Seguramente, hace esto para que sus lectores cuestionen si los mitos antiguos merecían ser creídos. En todo caso, si no hubiera hecho esta admisión la obra pertenecería al género de la fantasía.

Parte de la comedia de Una historia verdadera a algunos quizá se les escape: soldados que tiran cabezas de ajo y usan frijoles gigantes como cascos. En otros casos, es innegable que Luciano es un genio. En ocasiones el aire surrealista de la obra nos recuerda la creatividad de Guillermo del Toro en su Laberinto del Fauno: ríos de vino cuyos peces embriagan al ser comidos, que nacen de viñas cuyas frondas son doncellas embrujadoras.

No les doy mas detalles.

Luciano es, señores, un genio.

Solo léanlo, disfrútenlo y compartan el placer de su asociación indirecta y alegre por medio de su agradable y entretenida literatura.

Espero que disfruten de Alejandro el mercader de oráculos, mi traducción y mi intento humilde de darles a conocer este genio de la sátira antigua.

Anuncios

3 pensamientos en “Sobre el ilustre comediante Luciano de Samosata

  1. Pingback: Alejandro el Mercader de Oráculos | Sociedad de Amigos de Epicuro

  2. Pingback: Historia verdadera, de Luciano | Sociedad de Amigos de Epicuro

  3. Pingback: Razonamientos sobre Así Habló Zaratustra | Sociedad de Amigos de Epicuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s