Introducción al Canon de Epicuro

La mayoría de las personas que tienen interés en el epicureísmo están tratando de mejorar sus vidas y afinar su búsqueda de la felicidad, por lo que por lo general están interesados en la ética, los frutos maduros del discurso epicúreo. Y no hay nada de malo en eso, ya que la ética es en la parte más dulce del árbol, en la que la naturaleza ha puesto una semilla que podría echar raíces si encuentra un suelo fértil. Para nosotros, este fruto es la ética … pero el epicureísmo tiene también un tronco (la física) y una raíz (el canon).

Juntos, y en ese orden: canon, física y ética, estos tres cuerpos de conocimiento forman toda la tradición de sabiduría epicúrea y tienen una hábil coherencia interna. En la raíz de nuestro sistema coherente se encuentra el canon, que es lo mas importante en nuestra tradición porque todo lo demás depende de nuestra epistemología (teoría sobre como pensar sobre la realidad).

Todos sabemos que las raíces no son ni lo más fácil de digerir ni lo más dulce a nuestro paladar. Algunas, como las zanahorias, se puede comer crudas. Otras, como el ñame y la yuca, requieren ser cocinadas, hervidas o fritas. Requieren de una preparación y digestión lenta. Pero sólo desde la raíz, desde el canon, pueden los frutos de la filosofía naturalista adquirir contexto, fortalecerse y auto-perpetuarse en nuestra alma.

Que es el canon

El canon no es sólo un sistema de epistemología, que se define como una teoría del conocimiento y de la forma en que se obtiene y se verifica lo que uno sabe. El canon también fue uno de los 300 manuscritos que escribió Epicuro, de los cuales sólo se conservan fragmentos. La escritura original del canon se perdió. Sin embargo, sí sabemos de fuentes indirectas lo que enseñaba el canon de Epicuro y somos capaces de recrear sus enseñanzas en gran medida.

Nausífanes, el maestro atomista de Epicuro (que había sido pupilo de Demócrito), fue quien inventó el trípode, el sillón de tres patas que simboliza los tres criterios para discernir la realidad. No sabemos si el trípode de Nausífanes era idéntico al nuestro, pero el trípode que Epicuro enseñó consiste en:

1. percepción de los sentidos (las facultades del oído, vista, olfato, tacto, gusto) – los materialistas deben ser empiristas porque la realidad y la naturaleza son una y la misma; deben aceptar la evidencia ante sus sentidos como la firme, innegable conexión con la realidad

2. sentimientos (las facultades de aversión y placer, a veces llamada el tono hedónico) – las señales de “pare” y “continúe” (o luz verde y luz roja) de la naturaleza; son la forma en que la naturaleza, a través de la selección natural, guía a las entidades vivientes y les ayuda a reconocer las estrategias de supervivencia de sus antepasados

3. anticipaciones (facultad de reconocimiento instantáneo) – luego de que nuestros sentidos y facultades nos dan ciertas impresiones y éstas se confirman una y otra vez, nuestras mentes son capaces de fácilmente reconocer ciertas formas y conceptos previamente aprendidos

Las facultades dentro del canon excluyen opiniones. Esto es de fundamental importancia. Las facultades dentro del canon solo reportan datos crudos que nos da la naturaleza, no juzgan ni interpretan. Es en el proceso de interpretación que con frecuencia se cometen errores, y los errores se pueden arreglar solo usando confirmaciones derivadas del canon.

De todas las facultades, la percepción sensorial es de vital importancia. Mientras que la razón es sin duda una herramienta útil para aprehender la realidad, si se alimenta de datos incorrectos o si especula sin estudiar la naturaleza, la razón puede producir conclusiones catastróficas, absurdas, innecesarias o poco prácticas.

La palabra canon se traduce como regla, vara de medir (para la realidad). En otras tradiciones (como el catolicismo), el canon tiene connotaciones legales, y el canon tal vez pueda ser imaginado como la Ley o Regla sobre el conocimiento que ha sido establecida por la naturaleza.

El Canon (escritura) que escribió Epicuro fue una especie de Biblia materialista, era de vital importancia para los antiguos epicúreos, y fue apodado “el libro que cayó del cielo” a modo de burla de nuestros enemigos, pero en tono de broma por los adherentes.

Evaluemos los peligros de razonar sin los sentidos. Sin datos empíricos no tenemos ciencia. Tenemos especulación o soñar despierto. No hay nada de malo en soñar despierto. Esto está bien para cuando somos poetas y escritores de ficción, o como entretenimiento y juego, pero no es filosofía naturalista.

INTELECTO: Es por convención que existe color, por convención dulce, por convención amargo.

SENTIDOS: Ah, miserable intelecto, usted consigue su evidencia sólo como se la damos a usted, y sin embargo, nos trata de derrocar. Ese derrocamiento será su perdición.

– Wheewright, Los presocráticos, p. 183

La prioridad del conocimiento natural y necesario

El canon es, en nuestra opinión, el sistema de epistemología mas biológicamente arraigado de todos los sistemas conocidos en la filosofía helenística–es decir, nos reconcilia con la naturaleza (incluída nuestra naturaleza) y con nuestros instintos, nuestros cuerpos. Sirve una filosofía que afirma la vida en este mundo y nos guía a fácilmente a identificar lo que nuestra naturaleza considera como conocimiento necesario.

A diferencia de otras filosofías, no aceptamos que la vida es inherentemente absurda y vacía de significado. En cambio, vemos que la naturaleza nos ha dado herramientas para aprehender la realidad y que estas herramientas nos dan todo el conocimiento y sentido que necesitamos.

A menudo perturbamos nuestras almas mediante la búsqueda de conocimiento más allá de lo necesario. Necesitamos saber cómo sobrevivir y comer, cómo relacionarnos con los demás, cómo mantenernos calientes durante un invierno, cómo protegernos de los peligros legítimos, cómo ser feliz … debemos conocer (SABER y CONOCER, aquí no cognitivamente sino por experiencia) el sabor de los alimentos y la seguridad de la amistad … pero no necesitamos saber de seres inmateriales ni en otros planetas para sobrevivir, no necesitamos saber de la inmortalidad y el tiempo sin fin, o cualquier cosa que se pueda imaginar sin fin–excepto para entender que estas cosas no nos afectan del modo en que las supersticiones primitivas sugieren. Tampoco hay necesidad de temer a espíritus o a la eternidad. La naturaleza no nos ha dado facultades para percibir estas cosas porque, incluso si existieran, no son ni nunca han sido necesarias. Aunque las fuentes antiguas de nuestra tradición no aplican una jerarquía al conocimiento similar a la que aplicamos a los placeres (en base a si son naturales y necesarios), un estudio cauteloso del canon y del proceso de selección natural darwiniana nos hace intuir que estas categorías son válidas.

Esto no quiere decir que el conocimiento que adquirimos mediante extender nuestros sentidos (con microscopios o telescopios, por ejemplo) no es bueno o que, porque se adquiere a través de extender los sentidos, sea menos impresionante. Pero la naturaleza requiere poco de nosotros. El conocimiento natural, innecesario es la cubierta dulce de un pastel en comparación con el poco pan, agua y frutas que verdaderamente necesitamos.

El Canon hoy

Uno de los primeros intentos modernos de reconstrucción de la sabiduría de lo que pudo haber sido el Canon de Epicuro, para el beneficio de un lector contemporáneo, lo fue el libro de Cassius Amicus titulado El trípode de la verdad, subtitulado “una introducción al libro que cayó de los cielos”. Cassius señala una sección sobre el canon en un trabajo previo de Norman Dewitt como su fuente principal.

Otra introducción muy sólida al Canon es la sección “Canonics” del curso elementalepicureanism.com. Hay mucho más que se puede decir sobre este tema y sobre cada una de las tres patas del trípode. Animo a cualquier persona interesada en profundizar su comprensión a leer estas obras, de las que pudiera surgir un nuevo canon, un cuerpo moderno de literatura.

El canon informa tanto la física (el tronco) como la ética (las ramas y frutos) de nuestra tradición. Cuando hablamos de átomos y vacío, esto lo reporta el canon: podemos mover las manos y vemos movimiento en todas partes, ergo tiene que haber vacío para que las partículas puedan desplazarse. Del mismo modo cuando decimos: “la muerte no es nada para nosotros”, esto lo reporta el canon. La muerte ante nuestros sentidos es no-existencia, es no-ser, no es nada.

La triste repercusión de no basar nuestra evaluación de (nuestro miedo natural de) la muerte en el estudio de la naturaleza a menudo culmina en cultos basados en el miedo. Esta es, potencialmente, la diferencia entre la abeja que simplemente recoge el néctar de los frutos dulces de la filosofía y el jardinero que es diligente, nutre las raíces e incluso cultiva sus bonsáis: el estudio del canon completa y corona nuestro arte de vivir, nos ayuda a arrancar de raíz los miedos no-evaluados, y fortalece nuestra convicción y nuestras mentes. Lucrecio contrasta la vida de un hedonista calculado a la de los seguidores de otras tradiciones que nutren penas innecesarias:

Agradable es, cuando sobre un gran mar el viento perturba las aguas, contemplar desde la costa la tribulación de otro: no porque los problemas de otro hombre sean una alegría, sino debido a que es agradable percibir de cuales males somos libres. – Lucrecio en De Rerum Natura II:1

La tarea espiritual de un epicúreo es reconciliarse con la naturaleza por medio del canon: no ser como la multitud, que busca escapar de la realidad en fantasías religiosas o fórmulas lógicas. La imperturbabilidad y felicidad son los subproductos de esta tarea.

Lea mas:

The Tripod of Truth, de smashwords; de NewEpicurean.com; de iTunes

Volver a la Página Principal

Back to the Main Page

Anuncios

3 pensamientos en “Introducción al Canon de Epicuro

  1. Pingback: Itinerario de estudios epicúreos | Sociedad de Amigos de Epicuro

  2. Pingback: -Entre cerdos y pasta: la comedia como arma ideológica | Útero.Pe Descreídos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s