Contra el uso de palabras vacías

Del Libro 18 de La Naturaleza, de Epicuro

Uno debe apoyarse en la agudeza de percepción para separar las nociones que son de la naturaleza de aquellas que se han concebido con dificultad u oscuridad … Presta atención por completo a la facultad del raazonamiento empírico. – Epicuro, en De la Naturaleza, Libro 18

El tomo arriba citado fue originalmente la sección número 28 de una serie de charlas dadas a una audiencia por Epicuro mismo y que fue escrita de manera definitiva entre los años 296/295 Antes de la Era Común.

El libro nos invita a llamar cada cosa por su nombre basados en evidencia empírica siempre que sea posible y a evitar las palabras vacías. Otro de los fundadores de esta tradición, Polieno, dedicó un tratado a las Definiciones. La idea es que toda palabra que se emplea debe tener una correspondencia clara en la naturaleza, en la realidad, tal y como se hace evidente a nuestras facultades.

El resultado de esta doctrina es que los primeros epicúreos con frecuencia cambiaron los nombres de muchas cosas con justificación empírica, de manera que las palabras estuvieran en acorde con las cosas significadas y sus descripciones propias. La noción de lo inconcevible se deriva de este proceso, ya que para referirnos a algo tenemos que, primeramente, concebirlo claramente. En el tratado, también se discute la distinción entre lo cognoscible y lo incognoscible (es decir, lo que puede y no puede ser conocido por medio de los sentidos y facultades).

La práctica de establecer claramente el sentido de las cosas referidas y las definiciones, antes de comenzar un debate o discurso filosófico también se origina en este concepto.

Neologismos epicúreos

Siguiendo esta línea de pensamiento, una serie de términos son presentados y usados en el tratado. En el epicureísmo moderno, solemos referirnos a términos en lenguas modernas para que el sentido de lo que se habla esté claro, de modo que voy a presentarlos con definiciones modernas.

La palabra epíbole, que se puede traducir como focalisación, significa el enfoque y la concentración de la vista o el oído en la cosa observada de manera inmediata. Es escuchar, y no solo oír. Es observar, y no solo ver. Toda epíbole implica una impresión (del griego, phantasía), que se recibe del objeto percibido.

Otros términos usados se traducen como conocimiento conceptual, razonar de manera analítica, atestaciones o testimonios, similitud (ya que cuando razonamos sobre lo no-evidente siempre debemos referirnos a el por medio de analogías con lo evidente y lo que ya ha sido concebido y percibido), y proceso conceptual (proceso por el cual una opinion concerniente a un ser o fenomeno imperceptible se somete a la prueba de concebibilidad.

Como razonar sobre las acciones y las teorías

Como podemos fácilmente notar, todos estos neologismos atribuyen importancia a la evidencia y a lo percibido. Esto es consistente con una filosofía atomista, materialista y realista. Pero, ¿que métodos se usan para razonar sobre acciones y teorías?

Debemos razonar empíricamente concerniente a las acciones en base a los resultados observados a partir de alguna manera de actuar; y concerniente a las teorías que no parecen tener base empírica, pueden ser destruidas si son falsas (sean o no racionales), ya sea porque alguna otra opinión teórica expresada en su base es falsa o porque cuando llegan a establecer un vínculo con la acción, esta muestra ser desventajosa. Si ninguna de estas cosas sucede, será fácil concluir que aquellos razonamientos no son falsos.

El ejemplo del padre velado

Epicuro usa un ejemplo de los filósofos de otras escuelas, que gustan de llevar a cabo malabares verbales, sobre el padre velado. Para hacer el cuento corto, ante la pregunta de si es posible saber y no saber a la misma vez una cosa, a un hombre le presentan a su padre con un velo, de modo que se prueba que sí es posible conocer y no conocer la misma cosa (porque el hombre conoce a su padre, pero no lo reconoce velado).

Los epicúreos, y los hombres en la Grecia antigua en general, eran frecuentemente confrontados por filósofos “de la lógica” que gustaban de hacer juegos de palabras. El punto que presenta Epicuro es que no se puede concluir un universal (en este caso, que es posible conocer y no conocer a la misma vez una cosa) en base a un ejemplo particular. Para arribar de manera satisfactoria a una conclusión universal, esta verdad debe apoyarse sobre bases empíricas y traducirse en comportamiento práctico en la persona que la admite.

Epicuro no solo nos obliga a considerar la evidencia siempre, sino que establece una relación entre la práctica y la teoría, que deben estar alineadas.

El ejemplo de un debate reciente entre un cristiano y un epicúreo moderno

Ahora quiero considerar un debate reciente que tuve con un cristiano en youtube, en el cual el hizo frecuente referencia a un ideal arbitrario: la moral objetiva.

Muchos cristianos usan este supuesto argumento para justificar la necesidad (aunque no necesariamente para probar la existencia) de Dios, pero incluso Sam Harris, en su libro The Moral Landscape, se ha ido corriendo tras este fantasma inventado por teólogos platonistas para confundir a la gente.

La idea es que, según los cristianos, existe “el bien y el mal objetivos” (conceptos platónicos, cuya definición no está en lo absoluto clara) y que, para que existan, tiene que existir un Dios. Ya, eso es todo. taráaaaa. Estas son algunas de mis respuestas al hermano cristiano que propone esta falacia:

También genera problemas que hables del “bien y el mal” como conceptos platónicos sin contextualizarlos. Eso NO SIGNIFICA ABSOLUTAMENTE NADA claro. Puede ser cualquier cosa. Para un musulman, la sumisión es buena … y pegarle a su mujer, per el Coran 4:34. Para un occidental, ambas cosas son despreciables. Podria hacer sentido hablar de “los bienes y los males” de una manera concreta, no-platónica, no-conceptual, pero todavia deberia ser descrito en detalle en que consisten estos bienes y males. Cuando estudiamos la naturaleza lo que si vemos es el placer y la aversion: un bebe nace, sin haber sido corrupto por la cultura, e instintivamente busca el placer y trata de evitar el dolor. Estas son experiencias REALES para las entidades vivientes. ¿Porque entonces no hablar de los placeres y los dolores, para que se sepa claramente lo que se significa cuando se habla de la “moral” sin malabares de palabras y sin autoritarianismos arbitrarios? … porque una moralidad que necesita de lo sobrenatural no puede incluir a todo el mundo y por lo tanto no puede ser util. Las personas que no creen en las creencias religiosas particulares de otras personas no van a poder coincidir en nada. Una moralidad objetiva SOLO puede ser cientifica, o basada en la observacion de la naturaleza.

… nunca explicaste de donde sacaste este criterio arbitrario de “moralidad objetiva”, y luego dijiste que no es de la religion sino de Dios que viene esta “moralidad objetiva” pero nunca confrontaste los versos de la Biblia que muestran a Dios como un monstruo grotesco, y los efectos deshumanizantes y dañinos que estas defensas de la moralidad religiosa tienen hoy. Tomando de nuevo el ejemplo de Exodo 32:27-29, Moises manda a mater 3,000 personas porque DIOS, DIRECTAMENTE supuestamente se lo ordena, y luego alaba a los levitas por haber matado a sus HERMANOS y VECINOS solo por no compartir sus creencias. 3000 personas murieron ese día, igual que bajo Osama Bin Laden en 9/11. Si Moises viviera hoy, sería considerado un terrorista y tendría que comparecer ante un tribunal internacional por crímenes contra la humanidad. ¿De que manera tu defiendes esta “moralidad objetiva” que viene “de Dios”?

Estas discusiones vinieron acompañadas de varios otros ejemplos de atrocidades cometidas en nombre de la religión. El debatidor nunca confrontó los versos grotescos de la Biblia, y ni siquiera saqué el tiempo para citar ejemplos de la larga historia sangrienta de las religiones teístas (como el islam y cristianismo), que son mucho pero mucho mas violentas y autoritarias que las no-teístas (como el budismo y jainismo) por alguna razón.

En ningún lugar en nuestras observaciones de la naturaleza, nada da indicio de que exista una “moral objetiva”: el hedonismo, el placer y la aversión, sin embargo parecen ser lo mas cercado y parecen ser (el mismo debatiente lo admitió) componentes esenciales de lo que podríamos llamar nuestro compás moral, y son observables y reales en la naturaleza, percepciones directas de la experiencia, para usar uno de los neologismos que mencionamos arriba: son atestaciones.

Pero observen como los teólogos y sus portavoces usan términos arbitrarios (como “moral objetiva”), nunca se molestan en definirlos, mucho menos con claridad, y salen corriendo con estos conceptos y construyen castillos en el aire y cuando uno viene a ver tienen a la gente viviendo en Narnia, o en un paraíso con 72 vírgenes luego de habernos suicidado en defensa de una degradante agenda teocrática, o en el mundo de Lord of the Rings, o en alguna otra fantasía religiosa divorciados por completo del contexto, de la realidad, de la materia, del mundo.

Así no se filosofa. Pongamos los pies en la tierra y usemos el Canon. Eso de inventarse palabras que nada significan para hablar de cosas que no son observable en la naturaleza, amigos, se llama charlatanería, y a los epicúreos siempre nos van a repudiar por rehusarnos a llamarle por otro nombre.

Anuncios

Un pensamiento en “Contra el uso de palabras vacías

  1. Pingback: Seis cosas que aprendí luego de publicar Cultivando el jardín epicúreo | Sociedad de Amigos de Epicuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s