La contra-historia de la filosofía

El filósofo hedonista francés Michel Onfray ha hecho su fama, entre otras cosas, al fundar la Universidad Popular de Caen, lejos de París y de cualquier otro centro conocido de la vida intelectual, como una forma de rebelarse contra la tendencia platonizada que impregna la filosofía académica dominante. Al igual que la profesora estadounidense Dr. Dara Fogel, autor del Manifesto Epicúreo, se rebela contra la obsesión por la filosofía irrelevante, inútil y anticientífica y contra cómo este tipo de filosofía recibe una exagerada atención y privilegio en la academia.

Quiere que la filosofía sea práctica, útil y medicinal, pues, como dijo Epicuro: “filosofía que no cura el alma no es mejor que medicina que no cura el cuerpo“.

Onfray es uno de los neo-hedonistas que están haciendo llamados a una reinvención de la noción de filosofía, para que pueda servir a su propósito en la intimidad de la vida de la gente común. Su concepto de Université Populaire es algo parecido al del Jardín de Epicuro, que también se estableció al margen de la polis y también derivó su orgullosa identidad de su estatus marginal.

No muchos de sus conceptos son nuevos o revolucionarios. Está arraigado en las grandes tradiciones intelectuales del pasado, pero su idea de enseñar una contra-historia de la filosofía es revolucionaria dentro del contexto de la filosofía profesional moderna. Ha reemplazado la prevalencia de Platón, Aristóteles y Sócrates, los llamados “clásicos”, con Demócrito, Epicuro y Filodemo. Pide una contra-historia de la filosofía para atribuir un valor exacto a los “otros” filósofos, los que realmente hicieron progreso hacia la correcta comprensión de la naturaleza de las cosas, los que dijeron que las cosas estaban hechas de átomos y no de ideas, los que tuvieron la decencia intelectual de describir con precisión la realidad y emanciparon a los mortales de la superstición.

Aquellos de nosotros que participamos en la misión de enseñanza de la Sociedad de Amigos de Epicuro estamos dolorosamente conscientes de los efectos que la filosofía académica ha tenido sobre la salud existencial y la calidad de la vida intelectual de la gente de nuestros días. El campo ha degenerado a tal irrelevancia que el interés por la filosofía es ahora mínimo, la filosofía que se enseña no se aplica a la salud de nuestras almas, y muchos ni siquiera piensan que la filosofía tiene un uso terapéutico.

Las interacciones recientes en nuestro grupo de Facebook con los recién llegados que han sido influenciados por la academia nos han concientizado de la irrelevancia del discurso que traen consigo. Nos preguntamos: ¿De qué manera esa especulación vacía ayuda a la salud del alma?

Por lo tanto, deseo unirme a la cruzada de Onfray contra la filosofía académica convencional y los pensadores platónicos en favor del relato más honesto y verdaderamente humanista y naturalista de la contra-historia de la filosofía. La filosofía ha sido definida por sus peores defensores durante tiempo suficiente.

Anuncios

Un pensamiento en “La contra-historia de la filosofía

  1. Pingback: Itinerario de estudios epicúreos | Sociedad de Amigos de Epicuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s