Del trilema del Epicuro

gautama buddha statues

Photo by carol wd on Pexels.com

Traducción por Jesús Guevara, del original, por Ilkka Vuoristo y reproducida con su permiso. El contenido refleja las opiniones de Ilkka; opiniones adicionales han sido añadidas como notas separadas de Hiram Crespo y del traductor, Jesús Guevara. El contenido está en el dominio público y está disponible para uso no-comercial.

“¿Está Dios dispuesto a prevenir el mal, pero no puede?
Entonces él no es omnipotente.
¿Él puede, pero no está dispuesto?
Entonces es malévolo.
¿Es capaz y dispuesto?
Entonces, ¿de dónde viene el mal?
¿No es capaz ni dispuesto?
Entonces, ¿por qué llamarlo Dios?”

El problema del mal

La cita es es el famoso ‘acertijo’ atribuido a Epicuro. Es una versión del Problema del Mal que se utiliza para cuestionar la existencia o las cualidades de un cierto tipo de deidad sobrenatural. Sus objetivos particulares son las religiones monoteístas.

Es dudoso que Epicuro mismo hubiera sido el creador del ‘acertijo’. Vivió en una época en que el monoteísmo era una tendencia marginal en su sociedad. Pudo haber sido acuñado por un epicúreo posterior, que se enfrentaba a los primeros misioneros cristianos (tal vez al mismo San Pablo).

El ‘acertijo’ apunta a una concepción de una deidad que tiene las siguientes cualidades:

Solo hay un Dios. (Es único)

Es el creador del universo.

Él es todopoderoso (omnipotente).

Él es todo bondad (omnibenevolente).

Esta concepción contrasta con el hecho evidente de que hay muchas cosas que un humano diría que son malas. Hay desastres naturales (tormentas, enfermedades, terremotos, volcanes, etc.) y desastres provocados por el hombre (guerra, limpieza étnica, asesinatos, gobiernos asesinos, etc.). El ‘acertijo’ afirma que parte o la totalidad de este mal contradice la existencia de un dios todopoderoso y omnibenevolente …

Esta publicación analiza las respuestas que los escritores cristianos han ofrecido al acertijo. Si bien hay pocas esperanzas de que alguno de estos convenza a un creyente, tal vez alguien lo encuentre útil en su pensamiento.

Respuestas cristianas

Libre albedrío y maldad natural

El argumento más común ofrecido en contra de la Paradoja de Epicuro es que el mal existe porque los humanos tienen libre albedrío/son libres. En esencia, el mundo contiene el mal porque los humanos eligen hacer el mal o desobedecer las órdenes de Dios. Si bien esto podría funcionar para explicar el mal causado por los humanos, también existe el mal natural del que los humanos no podrían ser la causa.

Muchos humanos mueren cada año por desastres o enfermedades que fácilmente podrían haber quedado fuera del mundo. Tal omisión no habría tenido ningún efecto sobre el libre albedrío humano. Los humanos no pueden elegir causar tales eventos, por lo que no son una cuestión de voluntad humana.

Sin embargo, hay niños que mueren de malaria o sequía en este momento. Son demasiado jóvenes para hacer uso de su libre albedrío … pero siguen siendo víctimas del mal.

La única forma en que estos eventos naturales podrían ser culpa de los humanos es si usted dice, como algunos lo hacen, que Dios causa estos desastres porque algunos humanos no lo obedecen en todas las cosas. Me vienen a la mente frases como “culpar a la víctima” y “castigo colectivo”.

Humanos creados y libre albedrío

La afirmación es que el mal tiene que existir porque los humanos fueron creados con libre albedrío, y cuál sería su uso si no existiera el mal …

¡El problema con este argumento de un cristiano, es que no es cierto!

Los humanos fueron creados específicamente sin la capacidad de elegir entre el bien y el mal. Sin libre albedrío por extensión lógica. ¿No me crees? Ve a ver Génesis 2:16-17. Te esperamos aquí…

Para que quede registrado, dice:

2:16 Y el SEÑOR Dios le ordenó al hombre, diciendo: De cada árbol del jardín puedes comer libremente:
2:17 Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás de él; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Si ya el hombre sabía distinguir entre el bien del mal, y por lo tanto tenía libre albedrío, ¿por qué el “hombre” comería del árbol?

La historia no es cierta, obviamente, pero ilustra la contradicción en la afirmación cristiana de que los humanos fueron creados con libre albedrío y eligieron el mal, en lugar del bien y de Dios.

Todos los humanos son pecadores

Como somos humanos y descendimos de Eva (que, por cierto, tampoco tenía libre albedrío), somos automáticamente pecadores y, por lo tanto, malvados. Luego también cometemos los actos que se definen como pecaminosos y que son doblemente condenados.

Si miramos la lista de pecados que contiene la Biblia, resulta obvio que el juego también está manipulado de otra manera. Muchos pecados no son acciones. ¡Son pensamientos! Si quieres algo que alguien más tiene, no ha habido daño para nadie … pero eres culpable de “codiciar”. El pecado es un crimental (crimen mental).

“Una opinión, correcta o errada, no puede constituir una ofensa moral ni ser en sí misma una obligación moral. Puede estar confundida, implicar un absurdo o una contradicción. Es una verdad, o es un error: nunca puede ser un delito o una virtud.” – Frances Wright, en Varios días en Atenas

Un sistema de justicia epicúreo consideraría que tales no-acciones que no causen daño a otros son en realidad irrelevantes, y ciertamente no merecen castigo. Puede ser que “codiciar” no sea bueno para uno mismo, pero eso es una cuestión de educación, no de condenación eterna.

Puedes aprender del mal

La afirmación es que no puedes conocer el bien, excepto en contraste con el mal. En la superficie, esto parece bastante razonable, especialmente cuando se señala que la luz revela la existencia de la oscuridad (o alguna otra dicotomía).

Un epicúreo dice que esto no tiene sentido …

Los humanos tienen un mecanismo de detección innato para distinguir el bien del mal. Es automático, y el único aprendizaje involucrado es cómo escuchar constantemente. Epicuro lo llamó el criterio de toda elección y evitación: placer y dolor.

En pocas palabras, todo lo bueno es placentero a largo plazo, y todo lo malo finalmente conducirá al dolor.

Un ser humano nace sabiendo la diferencia entre el bien y el mal. Los verdaderos males no son tan difíciles de reconocer: la mayoría de los bebés pueden hacer eso, y los niños pequeños saben distinguir lo justo de lo injusto. Lo que muchas personas religiosas quieren decir cuando dicen “necesitamos aprender del mal“, se refiere a las cosas que supuestamente son crímenes contra un dios. Como si tal cosa fuera posible…

Puntos epicúreos

La definición del mal de Epicuro

La definición epicúrea del mal es relativamente fácil de recordar: el dolor es malo.

“Si bien, por lo tanto, todo placer es bueno, no todo placer es digno de elección, así como todo dolor es un mal y, sin embargo, no todo dolor debe ser rechazado.” – Carta a Meneceo

Aunque se nota que la situación no es tan fácil. Puede ser necesario aceptar algo de dolor para evitar un dolor mayor. Gran parte de la ética de Epicuro se trata de enseñarnos cómo distinguir el dolor que debemos evitar del dolor que debemos soportar.

Los dioses no-intervencionistas

Epicuro dice muchas cosas difíciles sobre los dioses, pero para esta discusión lo más relevante es que los dioses no interfieren en el mundo a favor o en contra de los humanos. No nos crearon. No recompensan a los santos ni castigan a los impíos. No nos dieron ética, ni nos juzgan.

¡Y ciertamente no estropearon el mundo porque a una mujer le gustó una manzana!

La capacidad de distinguir el bien del mal es una habilidad tan central en la filosofía epicúrea que la creencia en un dios que castigaría por ello sería ridícula … si no fuera tan trágica al mismo tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s