20 Principios de la Sociedad de Amigos de Epicuro

Agradecimiento de antemano a Jesús Guevara por su labor de traductor.

epicurus

En los primeros años de formación de grupos de amigos y pares intelectuales con el objetivo de estudiar, aplicar y enseñar la filosofía epicúrea, hemos considerado con frecuencia que podría ser una buena idea el tener un conjunto conciso y resumido de principios claros para facilitar el proceso de enseñanza, para conectar teoría con práctica, y para explicar más claramente en qué creemos.

Esto no ha sido fácil. No deseamos arriesgarnos a simplificar demasiado las ideas que, cuando se resumen, pierden su potencia, o algún aspecto de ellas termina requiriendo mayores explicaciones para evitar errores graves. También deseamos mantener una gran carpa que permita opiniones variadas debajo de ella, pero que sean lo suficientemente ortodoxas como para ser coherentes con Epicuro. De ahí, por ejemplo, las “tres interpretaciones aceptables” de la teología epicúrea en el Principio N.º 12.

Los epicúreos antiguos y modernos siempre han sido alentados a escribir esquemas de su filosofía personal. En realidad, esto tiene grandes beneficios: ayuda a organizarnos cognitivamente y dar sentido a lo que creemos, a encontrar la coherencia entre nuestros valores e ideas, y a articularlos claramente. Los principios se basan aproximadamente en el esquema que yo (Hiram) escribí hace algún tiempo, que ha sido editado y ampliado.

Los primeros cinco principios se relacionan con el Canon (o epistemología). Los siguientes cinco se relacionan con la Física (o la naturaleza de las cosas). Los diez últimos se relacionan con la Ética (o el arte de vivir). Estas son las tres partes de la filosofía epicúrea.

En la sección de notas, encontrará fuentes epicúreas y ensayos con referencias cruzadas para cada principio.

  • N.º 1. La naturaleza se puede conocer a través de las sensaciones (visión, audición, tacto, olfato, sabor).

  • N.º 2. A través de las facultades de placer y aversión, que establecen los valores, sabemos qué es digno de elección y que es digno de evitar.

  • N.º 3. Aunque las sensaciones nos dicen que “algo ES” o existe, no nos dicen “QUÉ es” ese algo. Para ESE proceso cognitivo, debemos confiar en una facultad vinculada tanto al lenguaje como a la memoria. La facultad de anticipación nos ayuda a reconocer las abstracciones y las cosas previamente aprehendidas.

  • N.º 4. Debemos inferir lo invisible/no-aprehendido en base a lo que se haya visto/aprehendido previamente por cualquiera de nuestras facultades; y debemos reajustar nuestros puntos de vista basados en la nueva evidencia que se presente ante nuestras facultades.

  • N.º 5. Nuestras palabras y sus significados deben ser claros y deben ajustarse a los testimonios que la naturaleza ha presentado a nuestras facultades.

  • N.º 6. Todos los cuerpos están hechos de partículas y vacío.

  • N.º 7. Los cuerpos tienen propiedades esenciales y propiedades incidentales.

  • N.º 8. Nada viene de la nada (Ex nihilo nihil fit).

  • N.º 9. Todas las cosas operan dentro de las leyes de la naturaleza, que se aplican en todas partes.

  • N.º 10. Todo lo que existe, existe dentro de la naturaleza. No hay un “reino” sobrenatural o no-natural; no tendría forma de existir fuera de la naturaleza. La naturaleza es la realidad.

  • N.º 11. El fin que busca nuestra propia naturaleza es el placer. También está en nuestra naturaleza evitar el dolor.

  • N.º 12. Hay tres interpretaciones aceptables de los dioses epicúreos: la interpretación realista, la interpretación idealista y la interpretación atea.

  • N.º 13. El objetivo de la religión es la experiencia del placer puro y sin esfuerzo.

  • N.º 14. La muerte no es nada para nosotros porque cuando somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos. Como no hay sensibilidad en la muerte, nunca la experimentamos.

  • N.º 15. En circunstancias normales, tenemos control sobre nuestras disposiciones mentales.

  • N.º 16. Las elecciones y las omisiones se llevan a cabo con éxito (es decir, producen placer como producto final) si medimos las ventajas/placeres versus las desventajas/dolores a largo plazo. Esto significa que a veces podemos diferir el placer pero solo para evitar mayores dolores, o elegir una desventaja temporal, pero solo y siempre en aras de una mayor ventaja o placer más adelante.

  • N.º 17. Para vivir placenteramente, debemos tener la expectativa segura de que podremos asegurar los bienes principales: aquellas cosas que son naturales y necesarias para la vida, la felicidad y la salud. Por lo tanto, cualquier cosa que hagamos para garantizar la seguridad, la amistad, la autarquía, el suministro de alimentos, bebidas y ropa, y otras necesidades básicas, es naturalmente buena.

  • N.º 18. La autarquía ofrece mayores posibilidades de placer que la esclavitud, la dependencia o la confianza en la suerte; No vale la pena vivir la vida no- planificada, y debemos hacer lo que está en nuestro futuro mejor que lo estuvo en nuestro pasado.

  • N.º 19. Los amigos son necesarios para asegurar la felicidad. Es ventajoso promover la filosofía epicúrea para ampliar nuestro círculo de amigos epicúreos.

  • N.º 20. Las relaciones humanas deberían basarse en el beneficio mutuo.

Notas:

  1. Máxima Capital 23. The Epicurean Canon.
  2. La facultad del placer/dolor, una introducción (en inglés).
  3. Epicuro y su Filosofía – Capítulo VIII – Sensaciones, Anticipaciones y Sentimientos (en inglés).
  4. Razonamientos sobre “De los métodos de inferencia” de Filodemo de Gádara.
  5. Epicuro: contra el uso de palabras vacías.
  6. “Cuarto, nada existe en el universo excepto los cuerpos y el espacio. Concluimos que los cuerpos existen porque es la experiencia de todos los hombres, a través de nuestros sentidos, que los cuerpos existen. Como ya he dicho, necesariamente debemos juzgar todas las cosas, incluso aquellas cosas que los sentidos no pueden percibir, razonando que están completamente de acuerdo con la evidencia que los sentidos perciben. Y concluimos que el espacio existe porque, si no existiera, los cuerpos no tendrían ningún lugar donde existir y ningún lugar por donde moverse, ya que vemos que los cuerpos se mueven. Además de estos dos elementos, cuerpos y espacio vacío, y las propiedades que son incidentales a las combinaciones de cuerpos y espacio, no existe nada más, ni hay evidencia sobre la cual especular que existe algo más que no tenga una base en los cuerpos y el espacio vacío”. – Carta a Herodoto.

  7. “Debemos distinguir las partículas, que tienen propiedades eternas y esenciales, de los cuerpos, que son combinaciones de partículas y vacío, y que tienen cualidades que son meramente transitorias mientras están combinadas. Estas cualidades temporales que llamamos “incidentales” a los cuerpos con los que están asociados. Al igual que con las propiedades permanentes de las partículas, las cualidades incidentales transitorias de los cuerpos no tienen existencias materiales propias, ni pueden clasificarse como incorpóreas. Cuando nos referimos a alguna cualidad como “incidental”, debemos dejar en claro que esta cualidad incidental no es esencial para el cuerpo, ni una propiedad permanente del cuerpo, ni algo sin lo cual no podríamos concebir que el cuerpo exista, sino que las cualidades incidentales de un cuerpo son el resultado de nuestra comprensión que acompaña al cuerpo solo por un tiempo. Aunque esas cualidades que son incidentales no son eternas, ni siquiera esenciales, no debemos desterrar los asuntos incidentales de nuestras mentes. Las cualidades accidentales no tienen una existencia material, ni existen independientemente en alguna realidad que está más allá de nuestra comprensión. En cambio, debemos considerar que las cualidades incidentales de los cuerpos tienen exactamente el carácter que nuestras sensaciones revelan que poseen”. – Carta a Herodoto.
  8. “Primero, no se puede crear nada de lo que no existe. Concluimos que esto es cierto porque si las cosas pudieran crearse de lo que no existe, veríamos que todas las cosas se crean sin necesidad de semillas u orígen, y nuestra experiencia nos muestra que esto no es cierto. Segundo, nada se destruye completamente hacia la inexistencia. Concluimos esto porque si esas cosas que se disuelven de nuestra vista hubieran dejado de existir, todas las cosas habrían perecido hace mucho tiempo. Si todas las cosas se hubieran disuelto a la inexistencia, nada existiría para la creación de cosas nuevas, y ya hemos visto que nada puede venir de lo que no existe. Tercero, el universo en su conjunto siempre ha sido como es ahora, y siempre será lo mismo. Concluimos esto porque el universo como un todo es todo lo que existe, y no hay nada fuera del universo que pueda cambiar al universo, o que pueda entrar al universo desde afuera”. – Carta a Heródoto,
  9. Máximas Capitales desde la Nº 10 hasta la Nº 13..
  10. “Hablar de existencias inmateriales es hablar de la nada. Decir que el alma humana, los ángeles, Dios, son inmateriales, es decir que no son nada, o que no hay Dios, ni ángeles, ni alma. No puedo razonar lo contrario (…) sin sumergirme en el insondable abismo de los sueños y fantasmas. Estoy satisfecho y suficientemente ocupado con las cosas que son, sin atormentarme ni preocuparme por las que sí pueden ser, pero de las que no tengo pruebas “. – Thomas Jefferson; “Os conjuro, hermanos míos, que sigan siendo fieles a la tierra, ¡y no crean en los que les hablan de esperanzas superiores! Los envenenadores son ellos, lo sepan o no. Los despreciadores de la vida son ellos, los que están en decadencia y envenenados ellos mismos, de los cuales la tierra está cansada: ¡lejos con ellos! Una vez la blasfemia contra Dios fue la mayor blasfemia; pero Dios murió, y con eso también esos blasfemos. Blasfemar la tierra es ahora el pecado más terrible, y así mismo calificar el corazón de lo incognoscible más alto que el significado de la tierra!” – Friedrich Nietzsche, en Así Habló Zaratustra
  11. ¡Te llamo a placeres constantes!” – Epicuro.
  12. Tres maneras de ver a los dioses epicúreos.
  13. El epicureísmo como identidad religiosa; “Todos consideramos nuestros puntos de vista como la verdadera causa de nuestra tranquilidad (…) En ‘De la Piedad’, él (Epicuro) llama a una vida de perfección lo más placentera y bendecida, y nos instruye a guiarnos contra toda contaminación, con nuestro intelecto viendo exhaustivamente mejores disposiciones psicosomáticas en aras de adaptar todo lo que nos sucede para la bendición (…) “- Filodemo de Gádara, en De la Piedad.
  14. De la Muerte, por Filodemo de Gádara. Carta a Meneceo,
  15. Muro de Diógenes de Oinoanda y la Máxima Capital Nº 20 (en inglés).
  16. De vuelta a lo básico, la ética. De las elecciones y omisiones.
  17. Lea la mención a Metrodoro en el ensayo In Memory of the Men.
  18. Lea la mención a Metrodoro en el ensayo In Memory of the Men; How Epicurean Principles Can Help You Transform Your Financial and Personal Life.  Sentencias Epicúreas 36, 47, 65, 67; DP 15, 16
  19. De la amistad. Organization and Procedure in Epicurean Groups (archivo .PDF), por Norman DeWitt.
  20. Vea las Máximas Capitales desde la Nº 31 hasta la Nº 40

Un pensamiento en “20 Principios de la Sociedad de Amigos de Epicuro

  1. Pingback: The 20 Tenets of Society of Friends of Epicurus | Society of Friends of Epicurus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s